Noticias
Mundial de Brasil 2014

Análisis del Transporte

Conozca cuales serán los medios de transporte en un país que tendrá a tres millones de turistas y a doce sedes como principales protagonistas en un territorio de 8,5 millones de kilómetros.
Por: Federico Ferraresi (prensa@aaeta.org.ar)

El Mundial de Fútbol de Brasil 2014 se disputará en doce ciudades distribuidas a lo largo y ancho del país y prevé la llegada de tres millones de turistas. Con esta premisa, la organización puso el foco en un tema preponderante: ¿Cómo agregar a un sistema ya congestionado un significativo número de potenciales nuevos usuarios?

 

Transporte Aéreo

Uno de los asuntos que más preocupa al Gobierno es el transporte aéreo, que ha crecido más de 120% dentro del país en la última década, cuando 40 millones de brasileños ingresaron en la clase media, superando de lejos el ritmo de crecimiento de la capacidad aeroportuaria.

Si bien el gran desafío pasa por mejorar la calidad y el servicio de este tipo de transporte, todavía se muestra deficiente y los pronósticos de plena operatividad se sitúan recién cerca de 2018.

El gobierno ha avanzado en la privatización de algunos aeropuertos y la modernización y ampliación de otros a ritmo lento.  Se destinarán importantes obras en 27 de ellos con una inversión de 8.500 millones de reales. También se invertirán 7.300 millones en 270 aeródromos regionales. En el caso de São Paulo, por ejemplo, se ampliará su capacidad hasta 48 millones de pasajeros al año.

"Estamos, diría, peligrosamente en las fechas límite, razón por la cual el problema tiene que ser definido lo más rápido posible", añadió hace tiempo, Ricardo Teixeira, ahora ex presidente del Comité Organizador. Las dudas siguen siendo las mismas: el estado y la capacidad de los aeropuertos de un país con dimensiones continentales.

"Los tres grandes problemas que tenemos para la Copa son los aeropuertos, en primer lugar, los aeropuertos, en segundo lugar, y los aeropuertos, en tercer lugar", manifestó el directivo con resignación. Tras estas declaraciones, tiempo después, presentó su renuncia.

En su lugar arribó Eugenio Figueredo, extitular de la Asociación Uruguaya de Fútbol y actual presidente de la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol). Estratégicamente se ha decidido dividir en cuatro regiones al país de más de 8,5 millones de kilómetros cuadrados y casi 200 millones de habitantes para reducir las istancias de desplazamiento de las selecciones y los hinchas.

Como si fuera poco, el gigante sudamericano, cuenta con importantes embotellamientos que superan a veces los 200 km en sus megaciudades, carreteras en mal estado y sin trenes de pasajeros. Por lo que trasladar todo ese cúmulo de gente a la vía terrestre tampoco será tarea sencilla.

 

Transporte Terrestre

El transporte automotor por carretera actualmente cuenta con 71 mil vehículos de los cuales 14 mil están afectados a viajes de larga distancia (transportan a 130 millones de pasajeros anualmente) y 57 mil a viajes interurbanos (que transportan a más de 1 billón de pasajeros por año).

Datos de la Asociación Brasileña de Empresas de Transporte Terrestre de Pasajeros (Abrati) indican que el sector mueve cerca de 4 mil millones por año. 

Para hacer frente a esta problemática a nivel interurbano el gobierno federal, los estatales y los municipales se han comprometido a invertir US$ 6.5 billones en el transporte urbano para el evento, una cifra que crece con la inversión privada.

La solución a la que se habría llegado para responder a la exigente demanda estaría situada en el aumento de los sistemas BRT ya existentes. Lo que en Argentina sería el recientemente inaugurado metrobus.

El Bus Rapid Transit (BRT) es un servicio de altas prestaciones para transporte público que tiene como objetivo combinar los carriles de autobuses con 'estaciones' de alta calidad. También se implementan mejoras en los vehículos y el servicio para lograr el rendimiento y la calidad de un tren ligero o un sistema de metro, con la flexibilidad, el costo y la simplicidad de un sistema de autobuses. 

Para el caso de los ómnibus de larga distancia o líneas interurbanas, las empresas han decidido incrementar las frecuencias y llevar a cabo una renovación de la flota para brindar un mejor servicio. Si bien este tipo de transporte no se llevará el l protagonismo debido a la enormidad de kilómetros de recorrido entre sede y sede, en algunos casos, podrán responder a la demanda de los turistas con recorridos de hasta 2 mil kilómetros. La mitad de las ciudades serán las mismas que en el Mundial de 1950: Río de Janeiro, sede de la final en ambas ocasiones, Sao Paulo, Recife, Porto Alegre, Curitiba y Belo Horizonte. Para las otras seis, será toda una novedad: Brasilia, fundada en 1960, las norteñas Fortaleza, Natal y Salvador, la amazónica Manaos y la occidental Cuiabá, que obligarán a enormes desplazamientos incluso superiores a los del Mundial de Estados Unidos 1994.

El objetivo estará en cubrir de manera eficiente el recorrido de las  doce sedes separadas por distancias de hasta 4.500 kilómetros, y con climas muy diversos. Para ello se utilizará principalmente el transporte aéreo y el transporte automotor para distancias de hasta 2.000 km.

El enorme desafío demandará  sus esfuerzos pero también traerá sus ventajas.  Un estudio realizado por el instituto estatal de turismo de dicho país, reveló que los turistas tanto nacionales como extranjeros gastarán unos 11 mil millones de dólares. El 72% del gasto estará a cargo de los turistas nacionales, mientras que el 28% restante será de extranjeros.  Un número que sin dudas, alienta a cualquier empresario a desarrollar su imaginación. 

 

Distancias que podrían cubrir los ómnibus de larga distancia:


Curitiba – Sao Paulo 410 KM


Porto Alegre – Curitiba 751 KM


Sao Paulo – Río de Janeiro 430 KM


Sao Paulo – Brasilia 1.000 KM


Río de Janeiro – Belo Horizonte 437 KM


Belo Horizonte – Brasilia 733 KM


Belo Horizonte – Bahía 1.358


Salvador – Recife 809 KM


Recife – Natal 287 KM


 

Natal – Fortaleza 526 KM


Últimas Noticias